Entre el placer y el huerto

El otro día platicábamos un grupo de hortelanos con sectores formales del gobierno sobre lo que hacemos. Y una vez más, sonó la idea tan conocida por muchos nosotros sobre la APATÍA de la gente.
Creo que a nosotros, después de Laboratekio y la experiencia de conocer tantos otros grupos trabajando estos temas, la palabra “Apatía” suena como a una tía tapatía, o a algo nada que ver, cero que ver, osea…
Pero la razón por la cual se intenta saltar por encima del término de la apatía como justificación a cualquier cosa, es que es algo que sencillamente es una realidad.
Es como si alguien en el mar dijera que no puede hacer bebidas dulces con el agua del mar porque hay mucha agua salada… ¡pues te pones a hacer bebidas saladas! ok, quizá es un ejemplo algo raro. Noosotros sabemos que hay apatía y desánimo, pero esa es la razón por la cual lo que hacemos necesita de un ingrediente que no es secreto y que es muy potente:
 
El ánimo y la creación de comunidad 
 
La razón por la cual buscamos promover una cultura de huertos urbanos es muy amplia. Más que amplia. Es más, probablemente son muchas razones que incluyen la salud, el medio ambiente, la convivencia, el bienestar interno emocional y nuestra educación.
Pero no siempre, cuando intentamos promover esta cultura, hacemos uso de todas las herramientas a nuestro alcance para poder difundir ampliamente, en varios sectores, el mensaje y la labor de la permacultura. Por esto es importante tener siempre presentes los valores por los cuales trabajamos, y hablar de ellos, y cuestionarlos, y re inventarlos.
Se trata del placer de la convivencia, y la belleza de las plantas, y el sabor delicioso de las comidas compartidas, y la música, y el arte y la certeza de que estamos construyendo el mundo en el que queremos vivir.
Y no estamos nada solos.
Así que cuando vengan a decirte que nada puede hacerse porque la gente es “apática”, entonces en vez de dar un paso atrás, das dos adelante usando las herramientas de la animación y la motivación, y el apoyo entre grupos. Así que si eres anfitrión de un tequio, recuerda que tu mejor arma de organización y difusión cultural, algunas veces es tu sonrisa y son tus ánimos. La música que les acompaña, las imágenes y los valores que comparten, y las imágenes del mundo al que queremos llegar chambeando.
¿Ustedes qué opinan de la apatía?
¿Cómo trabajamos con ella?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s