Archivo de la categoría: arte

Identidad, Transhumanización y Ciencia Ficción

Los cambios tecnológicos pueden transformar de maneras insospechadas nuestra relación con el mundo. Los ejemplos son numerosos: la rueda, la máquina de vapor, la computadora, Internet, por sólo nombrar los más icónicos en términos de revolución social.

Nick Gentry es un artista que por medio de su obra ha explorado estos efectos en el Ser. Su obra de retratos elaborados con desechos  informáticos nos invita a reflexionar sobre cómo construimos nuestra identidad dentro del ámbito de lo digital, superponiéndola a la convencional.

Digital_Montage_Number_2_by_Nick_Gentry
De Nick Gentry

Parece vislumbrase un futuro en el que la tecnología estará integrada al cuerpo: lentes, ropa, chips, nanorobots y otros accesorios con la capacidad de mantenernos en conexión permanente con la información. Se podría afirmar que estamos en los linderos de la transhumanización, un concepto filosófico que se refiere a la posibilidad de trascender las limitaciones de nuestra biología.

Esto significa que los procesos cognitivos, sensoriales y cualquier otro, podrían optimizarse a niveles de ciencia ficción. Los investigadores más optimistas visualizan que será posible trasladar toda la información de las conexiones neuronales de una persona a un ordenador, lo que en otras palabras es preservar esa conciencia por la eternidad.

El gran desafío de una posible transhumanización ética es el de la accesibilidad. Si consideramos que en el presente existen grandes brechas entre privilegiados y desfavorecidos, podría suceder que se generen dos clases de ciudadanos: los mejorados o trascendidos, y los convencionales.

Es evidente que la optimización de las capacidades estará al alcance de quien pueda pagarla y aquellos que lo hagan serán los que dominarán los diversos espacios de la vida social. Es una consecuencia lógica de ser más inteligente, fuerte o perdurable.

Tal vez la gran pregunta que debamos hacernos es cómo podemos aprovechar todos esos avances para el bien común y no el de sólo de unos pocos que desean la inmortalidad y la superioridad.  De lo contrario, el futuro imaginado en la película Matrix será más que un culto cinematográfico.

Escafado

Artículo publicado en la quinta edición de la revista digital Desde Ahora.  http://issuu.com/35809/docs/enero

Arte, Guerra y Resiliencia

Arte, Guerra y Resiliencia

Cuando la diplomacia y la política se ahogan en la retórica, y los medios de comunicación masiva se venden al efectismo mediático, sólo queda el arte como instrumento para denunciar los horrores de la guerra. Muchos artistas de diversas épocas han sido ejemplo de esto: Marc Chagall pintó contrastes entre imágenes de paz y agresión. La obra de León Ferrari estableció un vínculo íntimo entre lo bélico y la religión. Peter Kennard elaboró fotomontajes como instrumento de activismo político.

De Leon Ferrari

Por lo general, esas propuestas artísticas tienen como objetivo sensibilizar al colectivo y promover una transformación social, sin embargo, suele suceder que se quedan atascadas en el marco de la contemplación ociosa y fragmentada; que consiste en ver una imagen por un par de segundos, asombrarse, compartirla y pasar de inmediato al siguiente fragmento, sin profundizar ni actuar.

De Marc Chagall

Los que estamos fuera del contexto de la guerra nos convertimos en receptores de estadísticas y eufemismos que ensombrecen nuestra realidad: la ambición desmedida es una “guerra humanitaria”, las masacres son “daños colaterales” y los asesinatos son “bombardeos preventivos”. Sólo aquellos que han vivido la amarga experiencia de la guerra, saben con propiedad todo lo que esa situación trae consigo: muerte, carencias, miedo, caos, mutilaciones, torturas y heridas que permanecen en el tiempo.

De Peter Kennard

Detrás de toda guerra existen intereses. Si no, ¿Por qué los objetivos militares son países que poseen gran cantidad recursos energéticos o  ubicaciones geoestratégicas? Los ejemplos son claros: Irak, Irán, Libia, Afganistán y Siria. Esto no es nuevo, así ha sido en la historia y así seguirá sucediendo, principalmente porque las resoluciones de los organismos internacionales son un adorno anecdótico dentro de la alharaca de opiniones.

Ante ese panorama desolador, sólo queda la esperanza de que las víctimas puedan trascender su sufrimiento. El ser humano tiene la posibilidad de ser resiliente y sobreponerse a las circunstancias, de tomar el horror y convertirlo en belleza. Hay muchos casos individuales o de grupos que han superado eventos terribles, pero ante un futuro escenario en el que las diferencias sociales se hacen mayores y los gobiernos poderosos se creen los dueños del mundo, ¿Será posible una resiliencia global? 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Escafado


Fuente: 

Artículo de opinión publicado en la revista digital  Desde Ahora



Acciones integrales contra el trabajo infantil

Uno de los desafíos más importantes de nuestra sociedad es la existencia del trabajo infantil. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo define como aquel “que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico”. Esto abarca muchas de las actividades que observamos en establecimientos urbanos, la calle y el campo. Aunque muchas personas quieran esconder la mirada, es una realidad más cercana de lo que creemos.

La OIT estimó que, en el período del 2004 al 2008, un total de 215 millones de niños menores de 18 años, de todo el mundo, estaban trabajando. Las principales causas son: las carencias económicas, los intereses mercantiles y la desinformación, lo que a su vez conlleva a que estén expuestos a posibles condiciones de esclavitud.

Aunque no es un problema sencillo, sí podemos hacer esfuerzos para prevenirlo y minimizarlo con la aplicación integral y coordinada de las diferentes fuentes de conocimiento. Podemos usar estrategias de comunicación para visibilizar a las poblaciones vulnerables, el arte como un instrumento sensibilizador, la educación como proceso de empoderamiento social, la política como movilizadora de masas, entre otras disciplinas y saberes que pueden sirven al bien común.

Quiero resaltar la importancia de la integración disciplinar por medio de un ejemplo. Steve McCurry es un fotógrafo estadounidense que este año publicó una serie de fotos impactantes sobre el trabajo infantil. Nos muestra cómo el arte puede cumplir un rol de registro documental y de denuncia. Sin embargo, si luego no se derivan otras acciones, este tipo de creaciones tienen el riesgo de convertirse en un producto de contemplación ociosa o en un estimulante de la indignación pública que queda contenida en las redes sociales.


Los niños del mundo requieren de una atención especial. Cada persona puede aportar sus habilidades y hacerlas más poderosas al articularlas con las de otros, en función de un mismo objetivo. De lo contrario,  sucederá que de año en año, continuemos escandalizándonos con las estadísticas, sin que ocurran cambios contundentes.
     
                                                                                                                                                  Escafado

Fuentes:
1. Artículo de Opinión extraído de la Revista Digital Desde Ahora. http://issuu.com/35809/docs/revistalista

2. Fotos de Stolen Childhoods (2013). Steven McCurry.  http://stevemccurry.com/blog/stolen-childhoods